Pasar calor no compensa: el Bikram Yoga tiene los mismos beneficios que otros tipos de Yoga (y más riesgos)

Pasar calor no compensa: el Bikram Yoga tiene los mismos beneficios que otros tipos de Yoga (y más riesgos)

Publicidad

El Yoga es una de las actividades más de moda en los últimos años: cada vez podemos encontrar más oferta de clases tanto en gimnasios como en estudios o incluso en diferentes tipos de asociaciones. Y es que la práctica del Yoga nos aporta muchos beneficios para nuestro cuerpo y para nuestra mente (muchos de ellos científicamente probados) y se trata de una actividad que puede practicar cualquier persona (con sus debidas progresiones y regresiones en las posturas) independientemente de su edad, sexo o condición física.

Dentro de los diferentes tipos de Yoga, porque no todos son iguales, uno de los que goza de más popularidad es el Bikram Yoga: una práctica contemporánea que se popularizó a partir de los años 70 y que se diferencia de los demás tipos de Yoga en que se practica en una sala cuya temperatura se mantiene a 40,6 grados con una humedad del 40%.

Generalmente se han atribuido a este tipo de Yoga distintos beneficios como el de mejorar la circulación y el funcionamiento de los vasos sanguíneos gracias al hecho de practicarse en una habitación con calor. Sin embargo, el último estudio al respecto sugiere que los beneficios del Bikram Yoga sobre nuestro cuerpo se deben a la práctica de las diferentes asanas o posturas, y no a practicarse a altas temperaturas.

¿Cómo es una sesión de Bikram Yoga?

bikram-yoga

Las sesiones de Bikram Yoga, como apuntábamos, se llevan a cabo en salas especialmente diseñadas para este fin, en las que tanto la temperatura como la humedad son muy altas. Las sesiones suelen ser de 90 minutos de duración y se llevan a cabo 26 asanas o posturas tradicionales provenientes del Hatha Yoga (posturas con las que estamos familiarizados como la postura del triángulo o la postura de la cobra).

Además, también se incluyen dos pranayamas o respiraciones, una al principio y otra al final de la clase: la respiración profunda de pie y la respiración de fuego, típica del Kundalini Yoga.

Al llevar a cabo la clase en un ambiente cálido y húmedo, esto favorece la circulación sanguínea, la concentración y la elongación de los músculos, mejorando así nuestra flexibilidad y facilitando ciertas posturas.

Luces y sombras del Bikram Yoga

bikram-yoga

El último estudio referente a la práctica del Bikram Yoga, publicado solo hace unos días en The Physiological Society y llevado a cabo por el departamento de salud y rendimiento de la Universidad de Texas, apunta a que los beneficios que obtenemos de la práctica del Bikram Yoga no se deben a las altas temperaturas de sus clases, sino a la sencilla práctica de las diferentes asanas. Así, el Bikram Yoga tendría los mismos beneficios que otros tipos de Yoga como el Hatha, aunque asumiendo más riesgos.

Para realizar el estudio se tomó a un grupo de adultos sedentarios sanos que dividieron en tres subgrupos diferentes: un subgrupo continuó sin practicar ejercicio, otro tomó clases de Yoga en condiciones normales y el tercero practicó Bikram Yoga a altas temperaturas. Al final del estudio, tanto el grupo que practicaba Yoga tradicional como el que practicaba Bikram Yoga habían mejorado su sistema circulatorio en prácticamente la misma medida; mientras que el grupo sedentario no experimentó ninguna mejora.

Según el último estudio, los beneficios del Bikram Yoga provienen de la práctica de las distintas asanas o posturas, y no de las altas temperaturas a las que se realizan las clases

Al practicarse a altas temperaturas, los alumnos de Bikram Yoga pueden presentar un alto riesgo de deshidratación, por lo que se recomienda mantenerse bien hidratado con agua durante toda la sesión. La excesiva sudoración puede llegar a ser peligrosa conllevando una posible deshidratación, mareos, caídas y otros peligros.

La forma de promocionar el Bikram Yoga también puede llevar a equívocos: generalmente se asocia el hecho de ejercitarnos a altas temperaturas y sudar a chorros con los conceptos de pérdida de peso y grasa y desintoxicación del organismo. Pero, como os comentábamos la semana pasada, sudar no equivale a quemar grasa, y mucho más efectivos a la hora de eliminar toxinas son los riñones y el hígado (a través del sudor podemos expulsar mínimas cantidades de metales pesados, pero sigue siendo agua en un 99%).

Imágenes | iStock
En Vitónica | Cinco cosas que tienes que saber antes de entrar a tu primera clase de Yoga
En Vitónica | Cinco posturas de Yoga que te ayudan a aliviar el dolor de espalda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio