Por qué tu prima hace spinning, pero tú haces ciclo-indoor

Por qué tu prima hace spinning, pero tú haces ciclo-indoor

Publicidad

O por qué tu vecina hace Body Combat, pero tu cuñado hace Combat Plus. O por qué tu novia hace CrossFit, pero tu compañero de trabajo hace Cross Training. Básicamente, por lo mismo de siempre: un problema de dinero.

Y no es nada malo: imagina que creas un programa de entrenamiento (después de estudiar durante mucho tiempo, de leer estudios y de montar coreografías a mansalva) y que decides que quieres compartirlo con los demás y, obviamente, sacarle rendimiento. Lo que tienes que hacer es registrar tu marca y patentar tu método. Y vendérselo a los gimnasios que estimes oportuno para sacarle rentabilidad.

Habrá gimnasios en los que estén dispuestos a pagar por tu método, y podrán usarlo tal cual sale de "tu fábrica". Habrá otros que prefieran ahorrarse ese dinero, montar su propio método, muy parecido al tuyo (porque al final en fitness no hay tantas variaciones de todo) y no usar tu marca.

Básicamente esa es la razón por la que en algunos gimnasios se oferta spinning y en otros ciclo-indoor, o por la que en algunos centros hay Body Combat y en otros algo parecido a Combat Training o un nombre similar. Para poder ofertar esa actividad, con profesores formados específicamente con su método, hay que pagar un canon de entrada y, en ocasiones, uno de mantenimiento.

Los casos de protección de marca se llevan a cabo en todo el mundo, de forma más o menos extrema: Mad Dogg Athletics, Inc., proveedor de equipación de ciclo indoor y de capacitaciones para dar las clases, se querelló (y ganó) contra NYC Holding por violación de sus marcas registradas Spin® y Spinning®.

El último caso, y quizás el más sonado, fue el de CrossFit Inc. hace dos años: la marca se puso en contacto con los blogueros que utilizaban su nombre en sus medios digitales y redes sociales para advertirles que deberían dejar de hacerlo, bajo amenaza de demanda.

¿Qué significa esto para el deportista?

spinning-o-ciclo-indoor

¿Qué es lo que te garantiza acudir a un centro donde se ofertan clases de una determinada marca, como puede ser por ejemplo Les Mills (el grupo al que pertenecen Body Combat, Body Pump y las clases que comienzan con "Body" en general)? Que vas a recibir una clase según sus estándares de calidad y con la formación que ellos consideran adecuada para los profesionales que trabajan con ellos (que no tiene por qué ser peor o mejor que la de otros centros).

Esto, para muchas personas, es muy importante: personalmente, hubo una temporada en la que estaba enganchadísima al Body Combat y al Body Pump, y no concebía entrenar en un gimnasio que no me ofertara esas dos clases. No me valían sustitutos: tenían que ser esas dos porque ya las había probado y sabía que me encantaban. Así que sí, es algo que tiene cierto peso en el lado del consumidor.

¿Son mejores o peores programas que otros que no tienen marca patentada? No tiene por qué: generalmente la base siempre es la misma, y dependerá en gran medida del profesor que dé la clase y de la conexión que pueda generar con los alumnos.

Imágenes | iStock, Reebok
Vídeo | Vitónica TV en Youtube En Vitónica | Body Balance: Yoga, Pilates y Tai-Chi en la misma sesión
En Vitónica | Entrevistamos a Dan Cohen, director mundial de Body Combat: "el éxito de cualquier entrenamiento es control, técnica y paciencia"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio