Así tienes que colocarte el termómetro para medir la fiebre de forma correcta

Así tienes que colocarte el termómetro para medir la fiebre de forma correcta

Publicidad

El que más o el que menos, alguna vez ha padecido de fiebre o ha tenido que utilizar un termómetro para poder valorar su temperatura. Sin embargo, para muchos de nosotros todavía no está claro cuál es el mejor método para tomarnos la fiebre, cuánto tiempo debemos dejar exactamente el termómetro en cada zona o los elementos externos que pueden afectar a la medición de la temperatura. Por ello, vamos a intentar evaluar todo lo que necesitamos saber.

Las variaciones de nuestra temperatura corporal

Lo que consideraríamos una temperatura normal ronda entre los 36º y los 37º en la mayoría de los casos (medida axilar). Sin embargo, es perfectamente normal que algunas personas tengan una temperatura más baja de lo que se considera normal. Además, nuestra edad, el género, el momento del ciclo menstrual, la hora del día, la temperatura exterior o nuestro nivel de actividad física también puede influir en nuestra temperatura corporal.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que, dependiendo de en qué parte del cuerpo tomemos la temperatura el registro será más fiable y la evaluación de la temperatura cambia un poco. Así, en la boca, la temperatura normal oscila entre los 36,2º y los 37,2º en vez de los 36-37º de la axila. En el recto, la temperatura normal subre incluso más, oscilando entre los 36,7º y los 37,7º aproximadamente.

Cómo_medir_fiebre

Métodos para evaluar la fiebre de manera fiable

Lo primero que debemos elegir, a la hora de tomarnos la fiebre, es con qué tipo de termómetro lo vamos a hacer. Durante mucho tiempo, lo habitual era el uso de termómetros de mercurio ya que son muy precisos. Sin embargo, desde 2014 no se permite vender este tipo de termómetro ya que, si se rompe, puede resultar tóxico. Por ello, se recomienda el uso de termómetros digitales. Ahora solo queda elegir dónde vamos a colocar el termómetro para medir la temperatura.

  • Boca: el termómetro debe colocarse bajo la lengua durante 2-3 minuto. Es especialmente importante que no consumamos bebidas frías o calientes alrededor de media hora antes de tomarnos la temperatura mediante este medio, ya que puede alterar los resultados.

  • Rectal: antes de tomar la temperatura por este medio debemos tener en cuenta que la temperatura es más alta en estos casos. Además, debemos evitarlos si sufrimos de heridas o hemorroides en la zona. En este caso, el termómetro debería estar unos tres minutos colocado. Por supuesto, debemos recordar esterilizar adecuadamente el termómetro después de usarlo.

  • Axila: este es el método más habitual. Aunque el registro puede ser menos fiable es la forma más elegida dado que es sencilla y cómoda. Debe colocarse el termómetro contra la piel y apretar. Es recomendable que no nos movamos mientras estamos tomando la temperatura para no alterarla y dejar el termómetro colocado durante cinco minutos.

Antes de tomarnos la temperatura debemos tener en cuenta no haber hecho ejercicio físico o habernos dado un baño en al menos una hora. Tampoco es recomendable que fumemos o bebamos cosas frías o calientes media hora antes. En el caso de los termómetros digitales es posible que piten antes de los minutos recomendados, pero deben dejarse hasta pasado el tiempo correcto. En cualquier caso, las instrucciones de nuestro termómetro nos indicarán cómo utilizarlo exactamente.

Cuando medimos la fiebre, entre los 37º y los 38º se puede decir que padecemos febrícula y fiebre por encima de 38º en medida rectal. Aunque, en algunos casos, 37,5º puede considerarse fiebre dependiendo de la zona en la que la hayamos medido.

Imágenes | Pixabay

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio