Estas son las lesiones más comunes en la oficina y así puedes prevenirlas

Estas son las lesiones más comunes en la oficina y así puedes prevenirlas

Publicidad

Casi siempre que hablamos de lesiones nos referimos al ámbito deportivo: lesiones que puedes padecer si eres corredor, si haces natación o incluso practicando actividades en apariencia más "tranquilas" como puede ser el Yoga.

Pero no estamos exentos de sufrir lesiones en nuestro día a día: en nuestra casa o, sobre todo, en nuestro lugar de trabajo, donde pasamos como mínimo ocho horas diarias. A continuación te contamos cuáles son las lesiones más frecuentes en las oficinas y cómo puedes prevenirlas para cuidar así tu salud.

El dolor de espalda por pasar muchas horas (mal) sentado

El más clásico de todos los dolores que aquejan a los oficinistas suele ser el dolor de espalda, y es que pasar unas ocho horas al día sentados puede pasarnos factura. No solo se trata de que pasemos mucho tiempo en una silla, sino que además, la mayor parte de ese tiempo estamos mal sentados o colocados en una mala posición.

Las lumbalgias, las contracturas musculares y los dolores de cuello son los dolores más comunes entre las personas que pasan muchas horas sentadas (y mal sentadas) delante de una pantalla. La mala colocación de nuestro cuerpo, de las sillas, de las pantallas y de los teclados suele dar lugar a malas posturas de hombros y cuello adelantados, que en ocasiones puede derivar incluso en artrosis cervical.

lesiones-oficina

El primer paso para prevenir los dolores de espalda provenientes de una mala postura es, como era de esperar, sentarnos de forma correcta: regular nuestra silla de modo que las rodillas formen un ángulo de 90 grados al apoyar los pies en el suelo (ambos pies: no se recomienda pasar mucho tiempo con las piernas cruzadas), aprovechar todo el asiento de la silla para sentarnos (no hacerlo solo en el borde de la misma) y apoyar la espalda en el respaldo de la silla son los tres básicos que no podemos perder de vista para mejorar nuestra postura.

Levantarnos de la silla de vez en cuando para mover un poco las piernas (ve al baño, a la cocina a rellenar tu botella de agua, ve al sitio de ese compañero con el que tienes que hablar en lugar de enviarle un e-mail, incluso puedes ponerte una alarma para recordar que debes levantarte) o realizar algún estiramiento en nuestro propio puesto de trabajo también nos ayudará a ser más conscientes de nuestra postura y a mejorarla.

Colocar la pantalla del ordenador a la altura de los ojos evitará también que tengamos que inclinar la cabeza hacia abajo a la hora de trabajar, evitando así el consiguiente dolor de cuello debido a la postura forzada.

Lesiones en las muñecas: quizás es hora de cambiar de ratón

lesiones-oficina

Otra de las lesiones más comunes en las oficinas es la del síndrome del túnel carpiano, generalmente debido al uso continuado del ratón del ordenador. Si después de un largo período de tiempo trabajando con el ratón del ordenador sientes cosquilleo en la punta de los dedos o debilidad en las muñecas, es posible que se trate de este síndrome.

El síndrome del túnel carpiano se produce debido a un atrapamiento del nervio mediano, en la zona de la muñeca, generalmente debido al ensanchamiento de los tendones que se encuentran en esa parte del antebrazo. Al disponer de menos espacio, el nervio mediano se comprime, dando lugar a ese característico pero molesto cosquilleo.

lesiones-oficina

El tratamiento para este tipo de dolencia, después de ser evaluada por un profesional médico, pasa por la fisioterapia, con técnicas de terapia manual, y la cirugía en algunos casos. Para prevenir la aparición del síndrome del túnel carpiano podemos utilizar diferentes dispositivos ergonómicos que pueden ayudarnos a mejorar la postura mientras trabajamos.

lesiones-oficina

Por un lado tenemos los teclados y almohadillas de ratón ergonómicos, con almohadillas blandas sobre las que descansan las muñecas y que, de este modo, evitan la inflamación de los tendones y la compresión del nervio. También podemos optar por el uso de un ratón con trackball, que nos permite desplazarnos por la pantalla deslizando el pulgar sobre la bola, el lugar de mover el antebrazo.

Otro de los dolores comunes en las oficinas relacionado con muñecas y antebrazos puede ser el que deriva del atrapamiento del nervio cubital: en este caso el atrapamiento del nervio se produce en el canal cubital, en la zona del codo, y cursa con hormigueo en el antebrazo. El atrapamiento del nervio cubital puede producirse al apoyar el codo en superficies duras durante un largo período de tiempo, algo habitual en las personas que trabajan con ordenadores o en los estudiantes.

Imágenes | iStock, WikiMedia Commons - BruceBlaus
En Vitónica | El entrenamiento que necesitas si pasas más de ocho horas trabajando sentado
En Vitónica | Cinco posturas de Yoga que te ayudan a aliviar el dolor de espalda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio