Ensalada de berenjena asada. Receta saludable

Ensalada de berenjena asada. Receta saludable

Publicidad

La de hoy es una receta para no complicarse demasiado, fresca y realmente apetecible. Es de esos platos que agradeces tener en la nevera cuando aprieta tanto el calor que hasta se te quita el apetito. Para preparar esta ensalada de berenjena asada el único “problema” es tener que encender el horno, pero creedme que merecerá la pena.

En realidad hay una alternativa para asar la verdura, usar el fuego directo de la cocina o, si tenéis suerte, cocinarlas en barbacoa o sobre brasas. En cualquier caso, esta ensalada de inspiración turca es puro verano, hidratante, refrescante y muy ligera.

Ingredientes para 4-6 personas

  • 4 berenjenas, comino molido, 2 tomates grandes y maduros o unos 3-4 tomates de conserva artesana, 1 cebolleta o cebolla roja, 1 pimiento verde, 1 pimiento amarillo (o 2 verdes), 1/2 limón, ajo granulado, perejil fresco, aceitunas negras, pimienta negra, sal, aceite de oliva virgen extra.

Cómo hacer la ensalada de berenjena asada

Precalentar el horno a 200ºC, lavar y cortar las berenjenas longitudinalmente. Pintar con aceite de oliva, colocar en una fuente adecuada boca abajo y hornear hasta que estén muy, muy tiernas, durante unos 25 minutos, dependiendo del tamaño.

Cuando se hayan enfriado un poco, sacar la pulpa y picarla con un poco de comino, poniéndola en una fuente o recipiente. Pelar los tomates si se desea y trocear, o sacar directamente los tomates en conserva, recogiendo los jugos. Picar en cubos pequeños los pimientos lavados, sin semillas, y picar también la cebolleta.

Mezclar todos los ingredientes, salpimentar y añadir el zumo de medio limón y ralladura de su corteza. Añadir ajo granulado al gusto, perejil fresco picado y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Servir con aceitunas negras sin hueso, en el momento o reposándola en la nevera.

Ensalada de Berenjenas. Pasos

Tiempo de elaboración | 40 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

La ensalada de berenjena asada está mejor reposada en frío, cuando se han asentado los sabores y se desarrollan los aromas del marinado. Al ser tan picada se puede incluso tomar mojando pan o picos, o como relleno de tostas o sándwiches. Con huevo duro, ventresca o anchoas también está muy buena.

En Vitónica | Albóndigas de berenjena y alubias al horno. Receta saludable
En Vitónica | Berenjena al miso con arroz integral. Receta saludable

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio