Abusar de los tacones te puede pasar factura: así afectan a tu salud física

Abusar de los tacones te puede pasar factura: así afectan a tu salud física

Publicidad

Vengo aquí a confesar que me encantan los tacones. Los zapatos de tacón me parecen una preciosidad en su gran mayoría y el efecto visual que provocan en las piernas y, en general, en el cuerpo me parece precioso. Sin embargo, también admito que los tacones me gustan pero suelen quedarse acumulando polvo en mi zapatero excepto en ocasiones especiales - bodas, bautizos y comuniones - porque el dolor de pies y gemelos que me generan es indescriptible.

La realidad es que, a pesar de lo bonitos que son, este tipo de zapatos no es el más adecuado para nuestros pies, piernas e incluso espalda. Las molestias que los tacones pueden provocarnos no son pocas y pueden acabar causando problemas serios.

Daños de los tacones en nuestra salud

  • Afectan a nuestro equilibrio: el uso prolongado de este tipo de zapatos puede provocar que se vean afectados musculos involucrados en el equilibrio. Los tacones empujan el centro de gravedad hacía arriba y hacía adelante y provoca que cambiemos contántemente de postura para mantener el equilibrio. Esto puede acabar en lesiones y esguinces además de afectar a la tensión del tendón de Aquiles.

  • Problemas de espalda: el aumento de la altura o espacio existente entre nuestro talón y el suelo puede provocar que el peso del cuerpo se vaya hacía adelante, afectando a la columna vertebral. Entre otras cosas, puede aumentar la lordosis y la concavidad de la parte inferior de la espalda.

Shoes 2605477 1920
  • Modificación de la pisada: entre otras cosas, este tipo de zapatos modifican nuestra pisada, provocando que pongamos todo el peso en partes de nuestro pie que no están preparadas para sostenerlo lo que puede acabar creando metatarsalgias en los pies, inflamación que resulta muy dolorosa.

  • Otros daños en el cuerpo: la espalda y los pies no son los únicos afectados. El uso de tacones puede favorecer la aparición de dolores y patologías en las rodillas, problemas musculares, juanetes, callos e, incluso, varices.

Si vamos a hacer uso de este tipo de zapatos, lo ideal es que sea de manera esporádica y durante un periodo de tiempo lo más corto posible. Además, debemos tomar precauciones para evitar lesiones, como no hacer uso de ellos en suelos irregulares, con muchas cuestas o resbaladizos.

Cuanto menos estrecho sea el zapato menos sufrirán los pies. En cualquier caso, debemos recordar que los zapatos completamente planos tampoco son del todo aconsejables, por ello lo ideal es encontrar un calzado que tenga una suela adecuada que evite el impacto contra el suelo, pero sin que sea demasiado elevada. Si tenemos dudas, es acudir a un podólogo que nos asesore de forma adecuada.

Imágenes | Pixabay
En Vitónica | Las chanclas de dedo son cómodas, pero pueden no ser la mejor opción para tus pies
En Vitónica | Tres consejos básicos para cuidar la salud de tus pies este verano

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio