Sequedad vaginal y otros problemas sexuales tras el parto

Sequedad vaginal y otros problemas sexuales tras el parto

Publicidad

Tener un bebé, sobre todo cuando es muy deseado, puede ser motivo de alegría para muchas parejas y un momento muy esperado. Sin embargo, la vida cambia drásticamente después del nacimiento de un hijo. Y no solo la vida, sino también el cuerpo de las mujeres y la relación que se tenga con la pareja. Después de dar a luz, los médicos no recomiendan mantener relaciones sexuales en unos 40 días. Sin embargo, tras este tiempo, es posible que aparezcan problemas al intentar retomar la vida sexual.

Por desgracia, todavía cuesta mucho que se hable abiertamente de los trastornos y condiciones que afectan a nuestra vida sexual y, esto puede darse todavía más en el caso de ser problemas causados a raíz del parto. Sin embargo, la realidad es que, tras dar a luz nuestro cuerpo y nuestras vidas pueden cambiar de tal manera que nos lleven a sufrir problemas que afecten a nuestra vida sexual. Es importante que los conozcamos y sepamos por qué ocurren ya que, de esta manera, será más fácil que no nos asustemos ni nos sintamos mal y que seamos capaces de solicitar ayuda para solucionarlo.

Sequedad vaginal

Matthew Henry 154340 Unsplash

Tras el parto, es muy común que aparezcan problemas - a veces muy serios - de sequedad vaginal. La causa de que esto ocurra con los estrógenos. Después de dar a luz, nuestro cuerpo comienza a liberar grandes cantidades de oxitocina y prolactina, lo que afecta directamente a la liberación de estrógenos, que se ve drásticamente reducida.

Esta reducción es la causante de la molesta sequedad vaginal. Esto hace que las mujeres afectadas sientan el interior de la vagina seca y tirante. Además, debido a esta sequedad, algunas mujeres pueden incluso sentir cierto picor. Algunos de los problemas que esto puede traer es que aumenta el riesgo de padecer infecciones y, por supuesto, provoca que las relaciones sexuales resulten dolorosas, lo que puede acabar generando rechazo en las mujeres afectadas.

  • Prevención y tratamiento: por suerte, se trata de un problema que se puede tratar e incluso prevenir. Para ello, debemos saber que se trata de algo completamente normal y que se soluciona con un poco de ayuda por parte de nuestro médico. Para prevenir este tipo de problemas podemos utilizar ropa de algodón y poco ajustada. También debemos evitar el uso de tampones, beber mucha agua y evitar alimentos irritantes. Si ya estamos sufriendo este problema, los lubricantes de base acuosa son nuestro mejor aliado. Debemos consultar a nuestro especialista cuál es el que más nos conviene. Durante las relaciones sexuales es importante asegurarse de que la mujer está bien excitada antes de intentar la penetración.

Los efectos de la episiotomía

Becca Tapert 357529 Unsplash

En muchos casos, durante el parto, a las mujeres se les practica una episiotomía con el fin de evitar los desgarros. Esta práctica consiste en realizar un corte desde la vagina hacía el ano de entre uno y tres centímetros. La curación de esta herida suele durar entre cuatro y seis semanas. Sin embargo, muchas mujeres siguen sufriendo síntomas causados por la episiotomía semanas después de estar curada.

En ocasiones, la cicatriz que resulta de esta práctica puede producir dolor e incluso falta de sensibilidad en la zona. Esta situación puede provocar que las relaciones sexuales sean dolorosas durante cierto tiempo, haciendo que la mujer pierda el deseo sexual.

  • Prevención y tratamiento: algunos remedios que se recomiendan para evitar las molestias causadas por la episiotomía son darse una ducha tibia previa a las relaciones sexuales. Además se debe dedicar tiempo a asegurarse de que la mujer está bien excitada y utilizar un lubricante de base acuosa. Otra recomendación que se suele realizar es la de retomar las prácticas sexuales sin llegar a la penetración al principio. Las mujeres pueden también realizarse masajes en la zona con algunos aceites como el almendras, o de rosa mosqueta, con el fin de recuperar la sensibilidad.

Debilidad de los músculos vaginales

Charles Deluvio 538045 Unsplash

Tras el embarazo y el parto, los músculos de la vagina pueden encontrarse distendidos y débiles. Esta situación puede no resultar evidente en un primer momento, pero algunas madres empiezan a percibirlo cuando retoman su vida sexual. La debilidad de los músculos vaginales puede dificultar enormemente que la mujer tenga orgasmos.

Esta situación puede resultar frustrante, creando cierta ansiedad en las madres y acabar por desgastar el deseo sexual de las mujeres que lo padecen. Lo primero que debemos saber es que se trata de una situación completamente normal, que afecta a muchas mujeres y que tiene solución. Si lo consultamos con nuestro doctor este nos informará de cuándo podemos empezar a hacer ejercicios vaginales para recuperar la elasticidad y fortaleza de los músculos.

Algunos de los ejercicios que más comúnmente de recomiendan son los ejercicios de Kegel. Estos ejercicios vaginales se pueden realizar en cualquier momento y de manera muy discreta, de modo que nos ayudarán a tonificar las paredes vaginales, ayudando a que las mujeres alcancen el orgasmo de manera más sencilla.

Consecuencias psicológicas del parto

Simon Matzinger 633741 Unsplash

En algunos casos los problemas para retomar la vida sexual no están únicamente basados en las causas físicas, sino que tienen su base en situaciones psicológicas y mentales. En muchos casos, los progenitores pueden estar agotados y sobrepasados por el cuidado del bebé recién llegado. Esto puede afectar al tiempo que la pareja dedica a su relación, no solo íntima y física, sino también emocional.

Además, algunas madres pueden ver su autoestima disminuida dado que tienen que enfrentarse a los cambios de su cuerpo - con todas las hormonas todavía revueltas - y pueden dejar de verse atractivas durante un tiempo, lo que **afecta a su deseo de mantener relaciones sexuales******. Por supuesto, en el caso de las madres que sufran problemas más graves, como la depresión postparto, les afecta a muchos aspectos de su vida, incluido el sexual.

En este caso, es más que posible que la madre requiera cierto tiempo y apoyo por parte de la pareja para volver a encontrarse a sí misma. Además, las parejas deberán intentar encontrar cierto tiempo para ser pareja además de padres y dedicar esfuerzo a su relación. En cualquier caso, la ayuda de un profesional de la psicología puede ayudar a aquellas parejas que estén sobrepasadas o a las madres que sufran depresión postparto.

Imágenes | Unsplash

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio