Las calorías no son lo único que importa para adelgazar: estos son los factores que influyen (y cómo se relacionan entre ellos)

Las calorías no son lo único que importa para adelgazar: estos son los factores que influyen (y cómo se relacionan entre ellos)

Publicidad

¿Has escuchado alguna vez que lo único que importa en una dieta es el número de calorías que tenga? Pues ya puedes ir olvidándote de ello. Las calorías cuentan, por supuesto, pero no son lo único ni lo más importante que tenemos que controlar cuando lo que buscamos es bajar de peso. Y para muestra, el gráfico que acompaña a este texto.

Este gráfico, en su versión original en inglés, pertenece al libro Metabolic Syndrome, publicado en 2016 (con referencias a estudios bastante recientes, por tanto) y fue compartido en redes sociales por el nutricionista Pablo Zumaquero para hacernos ver que, irónicamente, contar calorías no es lo único que cuenta.

Entonces, ¿las calorías no son importantes? Sí, por supuesto: para conseguir una pérdida de peso la dieta hipocalórica (consumir menos calorías de las que gastamos) es necesaria.

Pero existen otros factores tanto sociales (prácticas religiosas y culturales, nuestros hábitos, el lugar donde compramos) como fisiológicos (nuestra genética, nuestra microbiota, cómo se comportan nuestras hormonas) que también entran en juego a la hora de perder peso.

De ahí la importancia de que, si queremos adelgazar, acudamos a un profesional de la nutrición (un dietista-nutricionista): ellos son los encargados de entender cómo funciona este complicado entramado de procesos fisiológicos de nuestro cuerpo y de aconsejarnos cuál es el mejor método no solo para perder peso, sino para mantener esa pérdida a largo plazo a través de hábitos de vida saludables.

Como podéis ver en el gráfico, la saciedad es uno de los conceptos clave a la hora de perder peso, y esta depende en buena medida y entre otros, de la calidad de nuestra dieta, del funcionamiento de determinadas hormonas como la grelina (que nos ayuda a regular el apetito) o de nuestra sensibilidad o resistencia a la insulina (que, cuando está mal regulada, puede hacernos acumular grasa).

La mayoría de los factores que podemos ver en la imagen son susceptibles de ser controlados por nosotros gracias a los cambios en nuestro estilo de vida o en nuestra alimentación (si bien, algunos no pueden cambiarse, como la edad o la genética), siempre y cuando nos encontremos sanos. Intervenir en estos factores que podemos cambiar (la calidad de nuestra dieta, nuestros comportamientos y hábitos, la calidad de nuestra flora intestinal) será importante a la hora de adelgazar.

Imagen | Vitónica
En Vitónica | En las dietas para adelgazar es más importante la calidad de la comida que la cantidad de calorías, según el último estudio
En Vitónica | Adelgazar para siempre: la no-dieta que te mantendrá en tu peso ideal

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio